Entrada al zoo

Durante el siglo XVIII, las entradas para el zoo de Londres se podían pagar con un perro o un gato, que eran utilizados como comida para los leones.

loading...